8 jul. 2012

Audio de Agustín Acosta desde la cárcel de Tacumbú


Horas antes a que el vergonzoso tribunal paraguayo de su veredicto contra los dirigentes campesinos, habla nuestro hermano y compañero Agustín Acosta. 

29 may. 2012

Los paraguayos

 Por Osvaldo Bayer

Los conocí en la cárcel, cuando fui a visitarlos aquí en Buenos Aires. Me dieron la mejor impresión. Bien campesinos, con respuestas claras sobrellevando un destino injusto, pensando en sus familias. Hablé largo con ellos. Sí, me di cuenta ahí, en todos sus sentidos, de lo que significa la palabra injusticia.
Se trata de los presos paraguayos, que ya han pasado a la historia de la indignidad humana del ejercicio injusto del poder, es el mismo caso que los presos cubanos que sigue manteniendo Estados Unidos.
Acaba de regresar de Asunción, la capital paraguaya, una delegación de representantes de los organismos de derechos humanos de la Argentina que concurrieron a ese lugar para reunir más información y señalar de viva voz la injusticia increíble que la denominada Justicia paraguaya comete contra esos seis nobles hombres de la tierra.
La delegación argentina estuvo presidida nada menos que por Nora Cortiñas, la Madre de Plaza de Mayo que ha dedicado su vida desde 1976 para luchar por la Justicia con mayúscula. Al regresar, sus declaraciones fueron bien claras. Luego de explicar cuánta corrupción oficial hay en el tratamiento de los presos paraguayos en ese país se refirió a las condiciones en las cuales se los mantiene encarcelados. Dijo, con toda la valentía que caracteriza a esa madre, que “los fui a ver y debo decir que la cárcel donde están presos es vergonzosa, ni un chiquero donde habitan los chanchos es como ese lugar donde de ninguna manera se puede aherrojar a seres humanos. Me fui avergonzada de ese país hermano”. Y, por supuesto, explicó cómo se ha falseado la verdad para tratar de mantener presos a esos seis dignos representantes del partido Patria Libre. Los seis campesinos, Agustín Acosta, Roque Rodríguez, Simón Bordón, Arístides Vera, Basiliano Cardozo y Gustavo Lezcano, fueron acusados de ser los autores del secuestro de Cecilia Cubas, hija del ex presidente de la Nación Raúl Cubas Grau, el 21 de septiembre del 2004. El 16 de febrero del 2005 fue encontrado el cadáver de ella. El fiscal general de Estado Germán Latorre acusó a los seis campesinos de haber resuelto la ejecución de la raptada Cecilia Cubas en una reunión realizada en la casa de Regina Rodas. Para esa acusación se sirvió del testimonio del informante policial Dionisio Olazar, que se había infiltrado en al partido Patria Libre. Los acusados rechazaron de plano dicha acusación. A continuación, el juez Pedro Mayor Martínez dictó falta de mérito porque no existía otra prueba que la declaración de ese informante, quien además no aportó ningún otro dato fehaciente. La declaración del juez se puede ver en el film documental Chokokué, de Miriam Paz y Guillermo Kohen. A pesar de ese veredicto, los seis campesinos, conociendo cómo se maneja el Poder Judicial en el Paraguay, resolvieron viajar a la Argentina y presentarse aquí a la Justicia pidiendo asilo político. Pero, por pedido del gobierno paraguayo, son detenidos aquí en la oficina del Cepare donde solicitaron el pedido de asilo. Y fueron extraditados al Paraguay el 2 de diciembre del 2008 y encerrados en la cárcel de Tacumbú. Antes estuvieron cierto tiempo detenidos en una cárcel de aquí, donde tuve oportunidad de visitarlos y reunir datos para su defensa. En Asunción llevan ya cinco años de detención. Por ello, los abogados defensores presentaron un hábeas corpus pidiendo su libertad por haberse excedido el tiempo máximo de prisión preventiva sin condena. Pero este recurso fue rechazado por la Justicia paraguaya con el falso argumento de que no hay pruebas de que hayan estado presos en la Argentina. Una falsedad total, porque el autor de esta nota puede demostrar su visita a la cárcel argentina donde estuvieron presos. Pero no sólo mi testimonio lo puede probar, sino también la documentación de las autoridades argentinas que al parecer no le interesó a la Justicia paraguaya.
El 29 de febrero de este año comenzó el nuevo juicio que es fácil de demostrar que está plagado de irregularidades. Por ejemplo, el soplón policial dijo que Cecilia Cubas fue asesinada el 24 de diciembre del 2004 y se desdice al declarar que la reunión donde se decidió su muerte fue el 13 de enero del 2005. Y también pueden comprobarse otras graves imprecisiones. No se tuvo en cuenta la declaración de otros testigos. Por ejemplo, la de Regina de Rodas, acusada de que en su casa se realizó la citada reunión donde se resolvió el crimen. Esta testigo denunció a la Justicia que la Fiscalía le había ofrecido medio millón de dólares para que declarara que lo del espía policial era verdad, a lo cual ella se negó.
Los seis campesinos siguen presos. Es hora de que intervengan todos los organismos latinoamericanos de derechos humanos y todas las organizaciones de esos fines para terminar con esta ignominia. La Madre Nora Cortiñas, a quien llamamos Norita, con todo cariño, se emociomó al hacer estas declaraciones. Y agregó: “Otra injusticia más he podido ver. Pero como finalmente triunfa siempre la Etica veremos libres a los queridos campesinos presos, y despreciados por el pueblo para siempre los jueces y políticos que permiten esto en tierras del sufrido pueblo paraguayo”.
Otro episodio que habla de la falta de conducta democrática es el hecho que denunciamos en una de estas contratapas: la cesantía que sufrió el conocido periodista Herman Schiller, en Radio Ciudad, que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Basta pronunciar la palabra Macri para comprender algo que daña la base democrática que debe tener nuestra Capital de la República. Schiller, a pesar de todas sus denuncias y solicitudes, no obtuvo ninguna explicación a la medida. Pero este hombre de lucha no se da por vencido y prosigue con su denuncia en forma abierta. Y es secundado por decenas de periodistas argentinos y extranjeros. Llama la atención que ninguna radio, de la extensa lista de nuestra ciudad y del país, le haya abierto de inmediato sus puertas a este valioso defensor de la verdadera democracia. Hasta ahora todas miran hacia otro lado y guardan silencio. Por eso, los periodistas que defienden como principio la verdadera libertad de prensa democrática han preparado una concentración para el 7 de junio a las puertas de Radio Ciudad, en la calle Sarmiento entre Montevideo y Paraná, a las 14 horas. A la misma concurrirán representantes de partidos políticos, sindicatos, organizaciones de derechos humanos, escuelas de periodismo y precisamente los oyentes que acompañaron a Schiller en sus profundos programas durante años en Radio Ciudad. Una manera absolutamente democrática de denunciar un gravísimo caso de falta de libertad de prensa. Así el pueblo busca un definitivo respeto por la verdadera democracia.

Contratapa de Página12  - Sábado 26 de mayo de 2012 - 
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-194951-2012-05-26.html

7 dic. 2010

A 2 años de la extradición

Asunción, 02 de diciembre de 2010

A la opinión pública:

Los seis dirigentes campesinos presos políticos desde la cárcel de Tacumbú nos dirigimos a ustedes hoy al cumplirse dos años de nuestra extradición de la Argentina y cuatro años y siete meses de nuestra injusta prisión, para expresar cuanto sigue

1-Responsabilizamos al estado paraguayo de mantenernos prisioneros políticos, en forma arbitraria por nuestra opción política y nuestra pertenencia de clase, el campesinado pobre.

2- Denunciamos a las autoridades del poder judicial, como encargado de impartir justicia, por no colaborar con el proceso de transición hacia la democracia sabiendo que llevamos casi cinco años de prisión por el solo hecho de haber participado de una reunión política.

3- Antes estos hechos, las numerosas arbitrariedades, no podemos esperar un juicio justo, con jueces corruptos y que además tienen la presión del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrado cuyo referente mas importante es nada mas y nada menos que el abogado de la familia Cubas, que fue abogado querellante años atrás en nuestra causa.

4- Por esto sostenemos que ningún juez se atreverá a concedernos la absolución en esta injusta causa monta desde el poder judicial.

5- Reclamamos el respeto al debido proceso y solicitamos a los organismos de derecho humanos de todos los países a reclamar a la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA de Paraguay nuestra pronta libertad.

Por último sostenemos con firmeza nuestra inocencia y condición de dirigentes campesinos luchadores por un Paraguay socialista y democrático

Les dejamos nuestros abrazos de combativos luchadores campesinos

Atentamente

Los seis dirigentes campesinos

Agustín Acosta
Roque Rodríguez
Basiliano Cardozo
Arístides Vera
Simeón Bordón
Gustavo Lezcano

6 nov. 2010

"La noble igualdad" Por Osvaldo Bayer

Voy a recordar siempre aquel día de julio de 2004. Llamado por teléfono; me dice una voz: “El señor presidente de la Nación, Néstor Kirchner, lo invita para mañana al Salón Blanco de la Casa de Gobierno, como homenaje por el treinta aniversario del estreno del film La Patagonia Rebelde. También se va a invitar al director del film y a los protagonistas”. Cuando colgué el tubo, sonreí y me dije: “Fantasías de la realidad, después de estar prohibida durante diez años, después de haber salido yo condenado a muerte en las listas de las Tres A de López Rega, luego ocho años de exilio sufrido por ese film y luego de que los tres primeros tomos de mi obra del mismo nombre fueran quemados por el teniente coronel Gorleri por ‘Dios, Patria y Hogar’”. Sí, después de todas esas bajezas y cobardías del poder, ahora nos hacían un homenaje nada menos que en el Salón Blanco de la Presidencia de la Nación, en la Casa Rosada. Fantasías argentinas.
Y fue así. El presidente Kirchner nos dio un abrazo a todos los “culpables” de aquel film y nos contó que él siempre había sentido como un deber reivindicar a quienes se habían atrevido a denunciar en la pantalla aquel crimen atroz cometido contra los pobres peones rurales de la Patagonia, que habían pedido sólo un poco más de dignidad y que por eso habían sido muertos por los máuseres del 10 de Caballería.
El de Kirchner fue un acto de coraje civil frente a tanta ignominia del pasado. Ya antes habíamos podido inaugurar en Santa Cruz el monumento a ese gaucho de increíble coraje llamado Facón Grande que se puso delante de las columnas obreras porque era justa su demanda y que, en el momento de ser fusilado, le gritó al teniente coronel Varela: “Así no se mata a un crioyo”. Allá está ahora su monumento donado por la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores. Lo mismo ocurrió con los monumentos a Albino Argüelles, en San Julián; a Ramón Outerello, en Puerto Santa Cruz, asesinados por el Ejército. Una calle de Río Gallegos se llama Antonio Soto, el gran orador de las asambleas obreras. Ya no es un secreto la increíble masacre ocurrida en esas tierras llamadas nada menos que Santa Cruz.
La otra vez que me encontré con Kirchner fue en la ESMA cuando Cristina Fernández me otorgó el Premio a los Derechos Humanos. Otra fantasía de la realidad. Nada menos que en la ESMA, el más despiadado centro de la tortura y la humillación para con los prisioneros de la Marina de Guerra argentina. Argentina. ¿Alguna vez sabremos el porqué de tanta indigna y cobarde crueldad?
Que esa ESMA se convirtiera hoy en un Centro de los Derechos Humanos es la obra directa del sacrificio y el coraje de las Madres, de las Abuelas y de los organismos de derechos humanos, para cuyo clamor y lucha tuvo comprensión Néstor Kirchner. Es otro de sus títulos.
Kirchner no fue un revolucionario, pero sí el presidente que más se atrevió a proponer un verdadero Nunca Más a las dictaduras militares y sus crímenes; eliminar las vergonzosas leyes de obediencia debida y punto final (quienes en el Congreso levantaron el brazo para aprobarlas pasarán a la historia como representantes de la cobardía moral más profunda de nuestra historia).
También se lo va a recordar a Kirchner porque se atrevió a terminar con la ley de medios de la dictadura militar, que fue aceptada por todos los presidentes surgidos desde el ’83 por temor a los omnipotentes medios dominadores de la comunicación. Además, Kirchner sembró otras semillas como la de devolver a la administración estatal las jubilaciones, la conformación de la Corte Suprema y otros temas que ya han sido citados en la multitud de notas de diversos comentaristas.
Reconocimiento justo. Pero no debemos quedarnos allí sino seguir empujando para lograr las bases de una verdadera democracia. Por ejemplo, hace unos días el gobernador de Misiones reconoció que 204 niños misioneros murieron últimamente por desnutrición. Y lo voy a repetir en todas mis notas, hasta el cansancio: no hay verdadera democracia en un país donde existen niños con hambre. No sólo eso, que desde ya nos debe avergonzar a todos los argentinos, sino también la existencia de villas miseria en nuestro país. No hay democracia cuando un país no es capaz de dar un techo digno por lo menos a las familias con hijos. Cuando era un niño visité con mi padre y mis hermanos las villas de desocupados que se habían levantado en Puerto Nuevo. Ocho décadas después, las veo por todas las ciudades argentinas. Pero eso sí, los countries en el Gran Buenos Aires siguen creciendo con más lujos y más agentes de seguridad privados.
Nuestro verdadero papel es seguir empujando para lograr cada vez más, más democracia; ese es el único camino a la sociedad no violenta. La actual oposición debe comprender esto y dejar el juego inexplicable de que todo está mal y que el único camino es llegar al poder sobre la base del descrédito de los actuales gobernantes. Lo constructivo finalmente se valora. El objetivo fundamental de la política es llegar a la sociedad en paz y sin violencias. Llegar por fin a lo que cantamos en nuestro Himno desde 1813: “Ved en trono a la noble Igualdad, Libertad, Libertad, Libertad”.
No nos conformemos con lo logrado hasta ahora. Por ejemplo, mientras escribía esta nota recibí una carta de los presos paraguayos que fueron entregados por el gobierno argentino al Paraguay, acusados por un hecho que no cometieron, pero que tienen el “delito” de pertenecer a un grupo campesino que pide lo mínimo: tierras para quien la trabaja. Estaban en la Argentina, fueron pedidos por el gobierno paraguayo de Lugo y el gobierno argentino los entregó. Desde ese momento sufren una cárcel sin ninguna garantía. Lugo, a pesar de ser obispo católico y llamarse de izquierda, ha pactado con lo más despiadado y feroz de la derecha y mira para otro lado. A estos seis trabajadores de la tierra los conozco, he hablado largamente con ellos. Me escriben desde su más que penosa cárcel paraguaya: “Te escribimos desde esta cárcel de Tacumbú para explicarte nuestra situación a casi dos años de nuestra extradición. Nos hallamos esperando el juicio oral con todas las arbitrariedades por la presión política que ejerce la familia Cubas Gusinsky sobre los jueces y fiscales para que seamos condenados. Denunciamos por tu intermedio que el Estado paraguayo nos expone a un juicio parcial con jueces digitados por la querella, que manejan la mafia en el Poder Judicial de nuestro país. No podemos esperar un juicio justo con jueces que tienen presión del jurado de enjuiciamiento de magistrados cuya presidencia está a cargo nada menos que del abogado de la familia Cubas. Ningún juez podrá atreverse a darnos la absolución en esta injusta causa. Por todo esto recurrimos a tu espíritu solidario y tenaz para hacer saber al mundo tanta injusticia que enfrentamos por defender nuestra posición política e ideológica. Te dejamos todo nuestro cariño, nuestro abrazo, nuestra ternura, confiados en tu espíritu internacionalista. Hasta la Victoria Siempre. Los seis dirigentes campesinos: Agustín Acosta, Roque Rodríguez, Basiliano Cardozo, Arístides Vera, Gustavo Lezcano y Simeón Bordón”.
Estos seis dirigentes campesinos fueron acusados de un crimen que no cometieron en absoluto y fue para sacárselos de encima. Cuando fueron perseguidos cruzaron la frontera y aquí luego se los detuvo por pedido de la policía paraguaya y luego el gobierno nacional los entregó. Esperamos que ahora todos los organismos argentinos de derechos humanos, las iglesias, la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, la CGT, la CTA, envíen la protesta al gobierno paraguayo. Este hecho nos recuerda a lo que hicimos los argentinos con nuestras peonadas patagónicas en el ’21.

Pero no sólo los paraguayos hacen injusticias. También nosotros, los argentinos, tenemos de qué avergonzarnos. El caso Martino es inexplicable desde cualquier punto de vista. A Roberto Martino, del Movimiento Teresa Rodríguez, se lo detuvo el 15 de mayo del año pasado por protestar por el bombardeo que acababa de realizar la aviación israelí contra poblaciones palestinas.
En su alegato ante el tribunal argentino, el 6 de julio del 2010, Martino fue bien claro. Dijo ante la Justicia: “La agresión militar contra civiles, que Israel denominó ‘Plomo fundido’, contradice los tratados internacionales suscriptos por nuestro país, además de violar los más elementales derechos humanos, tal cual lo confirma el informe de la Misión Gladstone de Naciones Unidas. Según dicho informe, Israel cometió crímenes de lesa humanidad, destruyó 200 escuelas y jardines de infantes, destruyó hospitales y ambulancias bajo el pretexto de que eran de Hamas, cuestión que el informe desmiente categóricamente. Ahora, frente a los flagrantes crímenes llevados adelante con total y absoluto desprecio por la vida humana, con la utilización de bombas de fósforo blanco y bombas tipo racimo ¿no era acaso un deber humano elemental ganar la calle para denunciar el genocidio? Allí radica la explicación de nuestro racismo y mi conducta. Si se considera que por denunciar el genocidio soy merecedor de condena, adelante pues”.
Más adelante dice que ellos eran apenas una decena de personas que portaban pancartas, pasacalles, banderas y volantes que son acusadas de “agredir a 500 miembros de la seguridad del embajador israelí, de la Policía Federal y miembros de la OSA (Organización Sionista Argentina)”.
El caso Martino toca a todos los argentinos que salimos siempre a la calle en la constante lucha contra la violencia, provenga de donde provenga. Porque condenarlo es condenar a todos aquellos que ganan la calle contra la violencia. Sin esos protestantes, la democracia se convertiría en un mito. Así lo han comprendido un conjunto de organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y estudiantiles, que comenzarán el 15 de noviembre una huelga de hambre por la libertad de Roberto Martino. La lucha interminable, pero necesaria.

Página12 Sábado, 06 de noviembre de 2010

6 sept. 2010

Al cumplirse cuatro años y cuatro meses de nuestra injusta y arbitraria prisión

Asunción 6 de Septiembre de 2010

Nosotros los seis dirigentes campesinos presos políticos denunciamos desde nuestra prisión, la cárcel de Tacumbú, hoy al cumplirse cuatro años y cuatro meses de nuestra injusta y arbitraria prisión, las violaciones de nuestros derechos.

1- Responsabilizamos al estado paraguayo de la persecución política de la que somos victimas, porque estamos soportando esta prisión por haber participado de una reunión de un partido político reconocido por la ley. En abierta violación al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en sus artículos 19 y 21, y el artículo 16 de la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica).

2- Estamos Presos por ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión, por reclamar la justicia social en el Paraguay, por reconocernos como clase y reivindicar la historia de lucha del campesinado.

3- Solicitamos al estado paraguayo nuestra inmediata libertad ante la violación del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos en su art. 9, inc.3 y la violación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos art. 8 sobre las garantías judiciales, al haberse superado el plazo razonable estipulado en estos dos tratados internacionales.

4- Reclamamos al Estado la plena vigencia de la garantía constitucional de la igualdad ante las leyes, art.47 inc. 2, donde nos vemos obligados a mencionar un fallo grotesco de la Corte Suprema de Justicia en fecha 8 de agosto de 2009, que blanquea nada mas y nada menos que al hijo del ex dictador Stroessner, Gustavo Stroessner, echando por tierra la jurisprudencia existente respecto a la prohibición de litigar desde la clandestinidad, librándolo de una causa abierta en nuestro país, sin embargo en nuestro caso la “injusticia Paraguaya” nos declaro en rebeldía estando en prisión en Argentina, esto comprueba la falta de igualdad ante la ley en la practica.

Por último esperamos que todos/as nos acompañen con fuerza a romper estas cadenas de la injusticia que nos impone el Estado Paraguayo.

Nos despedimos con la gratitud de siempre a todos/as, dejándoles un fuerte abrazo de combativos luchadores campesinos.

Atentamente


Agustín Acosta

Basiliano Cardozo

Roque Rodríguez

Arístides Vera

Gustavo Lezcano

Simeón Bordón

2 ago. 2010

A cuatro años y tres meses de injusta prisión

Asunción, 2 de Agosto de 2010
Queridos compañeros/as:

Un cordial y afectuoso saludo desde nuestro rincón de lucha la cárcel de Tacumbú de los seis dirigentes campesinos presos políticos.

Hoy al cumplirse cuatro años y tres meses de injusta prisión elevamos nuestra voz de reclamo ante tanta represión que llevamos soportando.

Hacemos público una vez más nuestro repudio al poder judicial paraguayo de ser responsable de esta prisión que hoy se convierte en arbitraria según las normativas del derecho positivo internacional.

Nos encontramos ante la violación de nuestro derecho a ser juzgados en un tiempo razonable según la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San Jose), ratificado por nuestro país.

En relación a este punto existe jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre que considera tiempo razonable, para que una persona privada de libertad sea juzgada ante jueces imparciales, es de cuatro años y dos meses siendo responsabilidad del estado el incumplimiento de esta normativa Internacional en materia de derechos humanos.

Por este medio solicitamos a todos los organismos de Derechos Humanos, que nos acompañen con fuerza a reclamar nuestra inmediata libertad ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el caso sea elevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Queridos compañeros/as desde las frías y oscuras celdas de esta prisión reclamamos justicia por medio de ustedes que son nuestra voz en todo el mundo, para seguir luchando para construir una nueva patria en libertad y dignidad de todos los oprimidos.

Nos despedimos dejándoles todo nuestro afecto, nuestro abrazo y toda nuestra ternura.

Atentamente los seis dirigentes campesinos presos políticos.

Agustín Acosta
Roque Rodríguez
Arístides Vera
Basiliano Cardoso
Gustavo Lezcano
Simeón Bordón

Comunicado del Colectivo de Estudiantes Internacionalistas Guaraníes en Venezuela

Venezuela, 29 de julio de 2010

Comunicado a la opinión pública

A raíz del artículo publicado por el diario ABC color ayer 28 y hoy 29 de julio de este año colocando a los compañeros Adriano Muñoz y Del Rosario Denis como supuestos miembro del EPP valiéndose de maniobras mediática y de mentiras, el Colectivo de estudiantes paraguayos becados en Venezuela se dirige a la opinión pública nacional e internacional para expresar cuanto sigue:

Aclaramos a la ciudadanía que los compañeros Adriano Muñoz y Del Rosario Denis son estudiantes de agroecología en el Instituto Universitario Agroecológico Latinoamericano Paulo Freire con sede en Barinas Venezuela que desde el comienzo de esta universidad han formado parte del plantel de educandos y que actualmente se encuentran cursando el séptimo semestre con otros ocho compañeros paraguayos.

Desmentimos categóricamente las publicaciones hecha por ABC color en fecha 04 y 28 de julio, colocando a los compañeros a través de insinuaciones y mentiras como miembros de grupos que no forma parte de nuestros principios y ajenos a nuestro hacer cotidiano con el único objetivo de crear una matriz de opinión que favorece a sectores reaccionario, fascista y mafioso del país.

Igualmente desmentimos las publicaciones de hoy 29 de julio en donde coloca al compañero Delrosario Denis como miembro del EPP utilizando supuestamente como fuente expediente de la fiscalía en donde figura un circuito de llamada Caracas - Concepción lo cual consideramos absurdo y sin ningún fundamento teniendo en cuenta que éste compañero vive en Barinas a casi 600 Km. de Caracas, además Delrosario Denis no ha regresado al país ya hace más de tres años por imposibilidad económica. Consideramos que los contactos telefónicos y el cruce de llamadas no son elementos jurídicos probatorios teniendo en cuenta que nadie elige los contactos de terceros y las llamadas a ser recibidas.

Sentimos una profunda indignación por las acusaciones infundadas hechas por este periódico ultraderecha teniendo en cuenta que nosotros hemos dejado nuestra familia, nuestra tierra, nuestro pueblo para poder tener acceso a estudios universitarios, derecho que estos sectores de la ultraderecha nos han arrebatado y ahora con mucha irresponsabilidad nos están acusando a los estudiantes becados en Venezuela de criminales, cumpliendo estrictamente las recetas del departamento del Estado y de la SIP.

Resaltamos nuestro agradecimiento a la Republica Bolivariana de Venezuela y a Cuba por haber brindado la oportunidad de estudios superiores a miles de jóvenes pobres del continente y del mundo cosa que ningún otro país ha hecho, por tanto esta solidaridad de estos pueblos y gobiernos no merecen bajo ningún criterio las insinuaciones colocadas por este periódico pro yankee de ser una base Terrorista.

Denunciamos la irresponsabilidad y la falta de ética de ABC color en el momento de publicar informaciones, pisando los principios de objetividad y veracidad, manipulando en forma descarada los hechos y realidades para complacer los grandes intereses políticos y económicos instalados en el país hace más de medio siglo.

Expresamos a la ciudadanía en general que la única y fundamental arma del cual estaremos dotadas a partir de nuestra graduación como profesionales es el conocimiento porque estamos seguros que es la única vía para ir construyendo la nueva sociedad, con nuevos valores humanos.

Invitamos a los medios de prensa a visitar Venezuela para conocer de facto lo que realmente hacemos, igualmente a los organismos de investigación del Estado que estamos dispuestos a someternos a la investigación para impedir que sectores reaccionario realice calumnia sobre nuestra reputación como militante y estudiante.

Reiteramos nuestro compromiso con el pueblo campesino y obrero que a nuestro regreso ya como profesionales estaremos al lado de nuestro pueblo combatiendo las injusticias y desigualdades que asedia nuestra sociedad y que este compromiso jamás será extinguido ni con mentiras, ni con manipulaciones ni con criminalizaciones, al contrario cuanto más nos ataquen nos sentiremos más fortalecido y con más motivo para seguir luchando.

Al mismo tiempo queremos expresar nuestra solidaridad para los compañeros de la OCN injustamente encarcelado que hasta el momento el Ministerio Público no ha encontrado pruebas concreta que les asociase con hechos criminales. Por tanto peticionamos a los organismos competentes afrontar el caso con mayor seriedad y conceder la libertad a estos compañeros campesinos.

Entendemos que todo estos acontecimientos obedece no solo a los intereses de la burguesía nacional sino que obedece más que todo a los intereses imperialistas con el afán de seguir saqueando y sometiendo a nuestro pueblo de América Latina, con el plan de desestabilizar la integración de los pueblos desacreditando gobiernos progresistas, criminalizando los movimientos sociales poniendo en riesgo la paz en la región.

Por último, instamos a la ciudadanía consciente a repudiar las mentiras de ABC color y otros medios súbditos del imperialismo que históricamente ha bombardeado la conciencia de la gente con el único objetivo de seguir garantizando los privilegios de una minoría.

Colectivo de Estudiantes Internacionalistas Guaraníes en Venezuela