11 dic. 2007

Comunicado

Marcos Paz, 10 de diciembre de 2007
En nuestra condición de Presos Políticos detenidos en el penal de Marcos Paz nos dirigimos a la opinión pública para expresar cuanto sigue:

1- Denunciamos nuestra injusta detención que lleva un año y siete meses sin haber cometido ningún delito, el gobierno de la Argentina nos tiene en esta condición en el mas absoluto silencio, convirtiéndose en cómplice de la persecución por nuestra opinión política y nuestra pertenencia al sector mas perseguido históricamente en el Paraguay, el campesinado.

2- Hemos venido a solicitar protección al gobierno Argentino, ante la persecución por nuestra posición anti-imperialista en el Paraguay del nefasto General Stroessner, por denunciar la continuidad de las practicas autoritarias, la pobreza, la exclusión, la presencia de marines norteamericanos en el Paraguay, el gobierno paraguayo pone en practica la política pro yanqui de la guerra preventiva, razón por la cual estamos detenidos.

3- Nos invade la tristeza al recordar a nuestros hijos desnutridos en la pobreza a quienes la oligarquía mafiosa nos han obligado a abandonar, quienes manejan el poder judicial en el Paraguay, un poder semi legal herramienta de persecución del Partido Colorado.

4- Queremos dejar claro ante el mundo que el Paraguay es un país manejado por las mafias desde 1954 a través del trafico de drogas, armas, piratería que cuenta con protección de los órganos del estado, sosteniendo que el gobierno Argentino de concretar nuestra entrega al Paraguay nos esta entregando a la mafia que significa enviarnos al matadero.

5- En esta fecha que se recuerda la declaración universal de los derechos humanos apelamos al gobierno Argentino, nos conceda nuestra libertad, teniendo presente que todo individuo tiene derecho a la vida y a la libertad.

6- Por ultimo agradecemos la solidaridad de los organismos de derechos humanos, personalidades, individualidades, organizaciones políticas, gremios, organizaciones barriales, medios alternativos, que nos han acompañado durante todo este tiempo de injusta detención.

Confiamos en la trayectoria de la Argentina como tierra de asilo para los perseguidos políticos. Ante tanta agresión y dolor que nos toca vivir les dejamos nuestro abrazo y nuestro cariño.

Desde la injusta prisión de Marcos Paz.
Los seis paraguayos Presos Políticos.

25 nov. 2007

PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTAL CHOKOKUE



Chokokue

Trabajo, Organización y lucha

Película Documental, duración 70 minutos

Un viaje al interior del Paraguay campesino, la lucha por la tierra, por sus derechos, por mantener su identidad cultural y sus formas de producción frente al avance del modelo sojero agroexportador.

La organización, la persecución, la cárcel.

La voz que no se escucha, pero grita y se expresa.

VIERNES 30 DE NOVIEMBRE - 19HS

CLUB DEPORTIVO PARAGUAYO

PIEDRAS Nº 1676 y CASEROS

chokokuedocumental@gmail.com

13 nov. 2007

COMUNICADO

Buenos Aires, 10 de Noviembre de 2007

Los seis campesinos paraguayos presos políticos, nos dirigimos a la opinión pública nacional e internacional para seguir denunciando la situación política de Paraguay, la irresponsabilidad de la administración del poder judicial.
Ante la resolución por la cual se concede la libertad al general Lino Oviedo absolviéndolo sin culpa y pena después de haberlo condenado a diez años de cárcel a cinco años de estar preso con sentencia firme, se produjo esta resolución emanada por la corte Suprema de Justicia.
Tendríamos que preguntarnos ¿donde esta la seriedad del Poder Judicial en el Paraguay?
No podemos afirmar que esta persona sea culpable del delito que se le acuso, ni podemos decir que es inocente. Pero si fuera culpable están liberando a una persona condenada a diez años de prisión y si es inocente estuvo detenido injustamente cinco años.
La actuación de la Corte Suprema de Justicia fue grotesca; lo liberan en el día que se cerraba el plazo para la inscripción en el padrón electoral (Lino fue sacado del padrón por el delito que cometió) y lo mas burdo es que el tipo, apenas se sabe del dictamen (a las 22:30 horas mas o menos) va y se inscribe media hora después.
Ante esta grave realidad quien podría confiar en las resoluciones de los magistrados, quien podrá creer las acusaciones, investigaciones, los procesos generados desde este poder del estado, mal llamado de justicia.
Queremos dejar claro ante la comunidad internacional que el Paraguay carece de estado de derecho, donde podemos sostener que el Poder Judicial se ha convertido en una seccional colorada, evidenciando claramente, la persecución sistemática que realiza el partido de gobierno desde este poder del estado contra sectores que no comulgan con sus practicas, situando en primer lugar al campesinado que históricamente ha sido postergado empobrecido y perseguido, principalmente los dirigentes de sus organizaciones. Resaltando la impunidad total en los numerosos asesinatos de dirigentes campesinos que nunca fueron investigados, ni esclarecidos en todos estos años, por esta administración de justicia.
Este mismo poder del estado se ha encargado de acusarnos y perseguirnos por nuestra opinión política y nuestra pertenencia al sector campesino, llevando detenidos un año y seis meses en las cárceles de Argentina.
Donde debemos mencionar que no somos intelectuales, no tenemos títulos universitarios de abogado, doctor ni licenciado. ¿Será porque somos pobres campesinos? que no podemos tener derecho a gozar del Refugio Político.
Por ultimo repudiamos enérgicamente las acciones llevadas adelante por el poder judicial en Paraguay y pedimos a la comunidad internacional exija se nos conceda muy pronto el Refugio Político en Argentina, teniendo presente la grave situación política y jurídica que vive el Paraguay.
Esperamos seamos comprendidos por la mayoría que sufren la operación y la injusticia.
Desde la injusta prisión de Marcos Paz Argentina.
Atentamente
Los seis campesinos Paraguayos

Agustín Acosta Roque Rodríguez
Basiliano Cardozo Arístides Vera
Simeón Bordón Gustavo Lezcano

8 nov. 2007

DECLARACION DE VALLE GRANDE

BOLIVIA. 6 / 9 de octubre de 2007.

CONCLUSIONES DE LA MESA DE DISCUSION SOBRE DERECHOS HUMANOS Y TERRORISMO DE ESTADO.

En el marco del 2º.ENCUENTRO MUNDIAL “ERNESTO CHE GUEVARA”,las organizaciones políticas y movimientos sociales que participamos de la Mesa de debate sobre el tema de los Derechos Humanos y Terrorismo de Estado en donde se ha analizado y debatido las graves violaciones a los Derechos Humanos en el contexto del OPERATIVO CONDOR, plan que se ha desarrollado desde la época de las dictaduras militares en la década del 70 (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay) hasta nuestros dias.

En este ámbito se ha presentado varias denuncias concretas, como, el caso de los 5 ciudadanos cubanos,presos en los Estados Unidos, el caso de los 6 Paraguayos presos en la Argentina, el envio de los militares de paises Latinoamericanos para entrenamientos de TORTURAS en los Estados Unidos, como así también los graves impactos ambientales, sociales y Culturales, que general el modelo agroexportador impulsado por las Empresas multinacionales.

POR LO QUE HACEMOS PUBLICA LA SIGUIENTE DECLARACION:

Exigimos la urgente libertad de los cinco (5) compañeros cubanos: Rene González, Gerardo Hernandez, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González. Como así también la no extradición y la inmediata libertad de los seis (6) ciudadanos Paraguayos: Roque Rodríguez Torales, Arístides Vera Silvero, Agustín Acosta González, Gustavo Lezcano Espinola, Basiliano Cardozo y Simeón Bordón, actualmente presos en Argentina, por tratarse de una persecución política y una violación de los Derechos humanos fundamentales.

Además, instamos a los gobiernos latinoamericanos a no seguir enviando miembros y estudiantes del Ejercito militar a las Escuelas de Guerras y practicas de Torturas del
IMPERIO norteamericano.
Finalmente, sugerimos a los gobiernos socialistas modificar las pautas de Producción Capitalista neoliberal y apostar por la SOBERANIA ALIMENTARIA de los pueblos Latinoamericanos.

Firman en representación de la Mesa:

DR. OSVALDO PEREDO (Bolivia), DR. MARTIN ALMADA ( Paraguay )

10 oct. 2007

Presentación del libro Poesías


La Comisión por la Libertad de los seis campesinos Paraguayos y la CTA invitan a la presentación del libro escrito en la cárcel por uno de los seis campesinos paraguayos detenidos en Marcos Paz.
Se proyectara el documental "No a la Extradición"


Viernes 19 de octubre de 2007 - 18hs
Auditorio de ATE - Belgrano 2527 - Capital Federal

17 sept. 2007

Nota de Osvaldo Bayer, contratapa de Pagina12 del 15 de septiembre


Chokokue


Por Osvaldo Bayer
La realidad supera toda imaginación. Quién iba a pensar que aquella Argentina de donde salieron los ejércitos libertadores de América, después de aquel increíble 25 de Mayo de 1810, hoy tuviera presos políticos paraguayos, hombres que sólo cometieron el delito de luchar por algo que les pertenece a los trabajadores de la tierra: precisamente, la tierra. Los he visitado en la cárcel de Marcos Paz y escribí una contratapa de esa causa, mostrando la absoluta injusticia que estábamos llevando a cabo. Pero el silencio de nuestros organismos oficiales de derechos humanos se mantuvo. Los campesinos paraguayos que lucharon por su tierra en Paraguay siguen presos en la Argentina. A todos los responsables de este proceder les presentaría el Informe Chokokue sobre "Ejecuciones y desapariciones en la lucha por la tierra en el Paraguay, 1989-2005", de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay presentada al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Ahí figuran una por una las víctimas, con fotografía, biografía y lugar y fecha de su asesinato. Impresionante la cantidad de jóvenes asesinados. Chokokue, en guaraní, significa campesino. Los que engendran vida en la tierra con la semilla.
El mundo entero lucha por la libertad de los cinco cubanos que mantiene presos Estados Unidos, hasta en nuestras calles se marcha por ellos. Pero la otra realidad es que la Argentina mantiene en cárceles a luchadores de aquí muy cerca, del Paraguay, la misma gente de origen guaraní que nuestros misioneros, correntinos, formoseños y chaqueños.
Los norteamericanos, a cinco cubanos; los argentinos a seis paraguayos. He conocido a las esposas de los luchadores presos. Sus rostros, muy tristes. ¿Por qué para la Justicia los culpables son siempre los pobres y no los que tienen el poder y el dinero? Esas mujeres han venido a Buenos Aires, dejando a sus niños de muy corta edad atendidos por sus abuelas, allá, bien en el interior, entre selvas, plantíos y caudalosos ríos.
Los seis presos paraguayos me han escrito una carta que me llegó al alma. Me dicen, entre otros párrafos, lo siguiente: "La realidad que nos toca enfrentar, trágica por cierto, nos conduce a una afirmación: que la historia del Paraguay está signada por la fatalidad y la pobreza, pues la corrupción, la exclusión y la discriminación continúan minando la estructura institucional de la República. Si bien es cierto que se fue el dictador Stroessner, quedó la estructura que se construyó en sus treinta y cuatro años de gobierno autoritario. Aquí tenemos que los propietarios de las tierras malhabidas tienen nombre y apellido, son personas que formaron o siguen formando el entorno del poder político, militar y económico en el Paraguay".
La realidad la denuncian las estadísticas: 1.191.000 de seres humanos viven en condiciones de pobreza extrema. Ya esto bastaría para comprender por qué los labriegos de la tierra dicen basta y se organizan para terminar con la injusticia, el privilegio y las dictaduras "legales" de los dueños de todo.
Qué hubieran pensado nuestros Castelli y Moreno, con aquellos profundos escritos sobre la Justicia y el derecho de todos, acerca de que hoy los argentinos protegemos indirectamente las acciones de los miserables dictadores del privilegio paraguayo. Por eso se ha levantado el sacerdote Fernando Lugo en tierras guaraníes contra la cadena de corrupción y antidemocracia que, como decimos, inició Stroessner y ahora continúa Duarte Frutos. El ex obispo Lugo siempre estuvo en las grandes marchas campesinas de reivindicación.
Las autoridades argentinas tendrían que preguntar a Lugo quiénes son estos presos paraguayos y no a las "autoridades oficiales" producto del poder del dinero. Me escriben esos presos paraguayos de los argentinos: "Por denunciar nuestra realidad estamos presos, por ser libres, por educar a los humildes, estamos presos porque somos del pueblo, somos la voz de los sin voz, estamos presos porque somos coherentes con nuestro discurso, somos patriotas y pensamos en días mejores para las futuras generaciones".
Para juzgar los hechos debemos tener en cuenta que el Partido Colorado, que gobierna Paraguay desde siempre, colaboró en el Operativo Cóndor, repudiado por todos los organismos de derechos humanos del mundo, que entregó perseguidos políticos con Pinochet y Videla. No podemos los argentinos escondernos en supuestas obligaciones judiciales para mantener presos a estos hombres. Sería volver a los conceptos seudolegales en que se basaron los jueces de la dictadura de la nefasta y cruel época de la desaparición de personas. Y preguntarnos por qué en las falsas denuncias contra estos presos guaraníes intervino el señor Blumberg. Lo único que falta es que se mezclen ahora Bussi, Patti y Rico para dar fuerza "ideológica" a la infame acusación contra estos latinoamericanos que luchan, como en nuestro Chubut resisten los Nahuelquir y los Curiñanco contra el poder del dinero de Benetton.
Mientras los campesinos paraguayos Agustín Acosta, Roque Rodríguez, Basiliano Cardozo, Arístides Vera, Simeón Bordón y Gustavo Lezcano están detrás de rejas argentinas, los verdaderos culpables especuladores de la tierra están libres y manejando fondos con los cuales se podría terminar el hambre en nuestras tierras. Creo que es una cuestión de honor para los argentinos abrir las puertas de la cárcel para los humildes luchadores de la tierra. Debemos organizar una larga marcha por nuestras calles para que esas manos, que hoy están separadas del mundo en la cárcel, vuelvan a arrojar las semillas en sus cálidas tierras mojadas por sus generosas aguas. Debemos encolumnarnos hacia el sol, acompañados por todos los cantores que cantan la poesía de la libertad y el trabajo. Iremos acompañados por la música de guitarras y arpas guaraníes. Sin hierros y sin armas, con las manos abiertas, poniendo el rostro. Una marcha como soñó Salvador Allende cuando antes de morir por la dignidad nos habló de las anchas alamedas por la cual iban a volver los trabajadores en busca de la dignidad.
Los generosos de los pueblos no se rinden. Días pasados, en el espléndido acto por los presos políticos argentinos se pidió la libertad de ellos. Pocas horas después se recibió la limpia noticia que los tres estudiantes del Colectivo Amauta, que dirige el intelectual argentino Néstor Kohan, que estaban presos por participar del acto en recuerdo de las jóvenes vidas masacradas en Trelew por la dictadura militar de Lanusse, habían sido dejados en libertad. El acto se hizo frente al Bauen, lugar de encuentro de los que creen en el futuro, los que no se resignan, los que se dan la mano por una sociedad más justa y en paz.
También en estos días de septiembre asistimos a un acto enternecedor: cuando las Madres desparramaron por los jardines de la Plaza de Mayo las cenizas de la bella Madre Marta Badillo, quien se fue por los cielos para seguir buscando a su hijo desaparecido. Hubo lágrimas generosas y palabras de despedida llenas de esperanza y noble orgullo. Marta Badillo, sus cenizas están en la Plaza Rebelde, y ella está escalando el paraíso de los que no se rindieron nunca en la búsqueda de la justicia. En cambio, los torturadores estarán ocupados eternamente en intentar liberarse del barro que los cubrirá para siempre. La ética siempre se impone finalmente en la Historia.

30 ago. 2007

Mensaje de Osvaldo Bayer desde Alemania

.













Queridos amigos Agustín, Roque, Basiliano, Gustavo, Simeón y Arístides:
Les escribo desde Alemania. He recibido vuestro bello mensaje. Muchas gracias.
Cuando regrese a Buenos Aires haré todo lo posible para proseguir la justa campaña por vuestra libertad. Es una terrible injusticia lo que comete la llamada democracia argentina con ustedes. Seguiremos pues la lucha.
Les mando el abrazo fraterno.

Osvaldo Bayer

27 ago. 2007

Carta a los compañeros del hotel BAUEN

Buenos Aires, 23 de agosto de 2007

Compañeros del hotel recuperado BAUEN.

Un fuerte abrazo de combativos luchadores desde la prisión de Marcos Paz, de los seis campesinos paraguayos presos políticos.
Compañeras, compañeros, les alentamos a defender con firmeza los logros obtenidos, en este espacio de resistencia, en un acto de rebeldía contra el capitalismo, constituyéndose en ejemplo de lucha contra los explotados.
Queremos hacerles saber que sus ideas son las nuestras, el de la libertad verdadera, que la lucha sea por la Patria Grande y la emancipación de los oprimidos contra sus opresores.
Esperamos que se mantengan unidos teniendo presente la dimensión del enemigo y sus intereses.
Nuestro deseo es que sigan luchando por la felicidad de los trabajadores, contra el sufrimiento, el dolor en que vive el pueblo pobre y explotado, los dejamos un mensaje: “LA LIBERTAD VERDADERA ES DE LOS QUE LUCHAN”, desde nuestra condición de presos políticos les saludamos.
La historia nos exige unidad de los que luchamos, ante el enemigo común el capitalismo.
Les dejamos todo nuestro cariño, nuestro abrazo revolucionario desde esta injusta prisión.
Los seis campesinos paraguayos.

¡NO AL DESALOJO DEL BAUEN!

Agustín Acosta
Roque Rodríguez
Basiliano Cardozo
Gustavo Lezcano
Simeón Bordón
Arístides Vera

22 jul. 2007

Nobel de la Paz visita a los campesinos paraguayos.

Por Bernardo Coronel, Asunción-Paraguay

El Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel visitó el viernes 14 de julio a los seis campesinos paraguayos detenidos en Argentina, con quienes conversó durante casi dos horas. Pérez Esquivel, luego de escucharlos atentamente y compartir unos mates prometió ayudarles. Los dirigentes campesinos que se encuentran en la cárcel de alta seguridad de Marcos Paz, son Agustín Acosta, Roque Rodríguez, Arístides Vera, Simeón Bordón, Basiliano Cardozo y Gustavo Lezcano. Los mismos fueron detenidos en abril del año pasado en territorio argentino, donde ingresaron legalmente a solicitar protección al ACNUR, por la persecución de la que son objetos de parte del gobierno de su país. El Comité de Elegibilidad para los Refugiados (CEPARE) les otorgó inmediatamente el refugio político temporal.
Sin embargo, aún con el estatus de refugiados, fueron detenidos por la policía argentina, luego que el gobierno paraguayo librara captura internacional con código rojo.
La justicia paraguaya los acusa del secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente de la república Raúl Cubas (1998-1999), ocurrida en setiembre del 2004. El juez de garantías Pedro Mayor Martínez, quien atiende el caso, denegó por dos veces consecutivas la prisión preventiva solicitada por la fiscalía, argumentando que no existían pruebas en contra de los citados. La fiscalía apeló la medida y el juicio pasó a la cámara de apelaciones, organismo controlado por el oficialista partido colorado. La cámara concedió la apelación y rápidamente el gobierno paraguayo solicitó la extradición. El juez Lijo de la Argentina, en diciembre del año pasado, sin muchos trámites, en un irregular y accidentado juicio otorgó la extradición aún reconociendo que no existían pruebas en contra de los seis dirigentes acusados.
El magistrado argentino decía en su dictamen que aun cuando no existan méritos para conceder la extradición, el paraguayo es un gobierno soberano y democrático con la solvencia suficiente para juzgar a los hoy procesados.
La medida fue apelada por los abogados de FIDELA, organismo de DDHH que los defiende en Argentina, y el caso pasó a la corte suprema, que debería expedirse este año. La detención de los seis paraguayos ha generado una gran solidaridad de organizaciones políticas, de derechos humanos y sociales, como la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), y de personalidades como el periodista Osvaldo Bayer.
El sonado secuestro y crimen de Cecilia Cubas, sacudió las más altas esferas del gobierno paraguayo, porque según la opinión pública, están involucrados en el hecho varios miembros de organismos de seguridad del estado y encumbrados dirigentes del partido oficialista. Los campesinos detenidos en Argentina, serían solo los chivos expiatorios de esta oscura trama. Por el caso ya fueron condenados 12 personas, entre 5 y 35 años de prisión––. Tres de ellos pertenecen al Partido Patria Libre (PPL) y los otros provienen de la dirigencia campesina. No obstante, la conclusión del juicio ninguno de los autores materiales del crimen fueron detenidos hasta ahora, hecho que incrementa aún más la duda sobre la actuación de la justicia paraguaya.
Por su parte, sectores de izquierda y organismos de DDHH, acusan que el caso está enmarcado dentro del plan de persecución política orquestada por el estado para reprimir a dirigentes sociales y políticos.

Los campesinos hoy detenidos

Los campesinos detenidos hoy en la Argentina, son pequeños productores de Caaguazú y San Pedro, los departamentos más pobres del país y provienen de organizaciones campesinas de base como el Movimiento Agrario y Popular, que lucha por conquistar un pedazo de tierra para el campesino pobre. Son miembros, además de comunidades cristianas de base, adheridos a la Teología de la Liberación. El movimiento campesino es el sector que más represión ha sufrido en los 18 años de apertura política en el Paraguay.
Según organismos de DDHH, 79 campesinos ya fueron asesinados por las fuerzas policiales y más de 1.000 están procesados. La lucha social en este país está criminalizada por el gobierno y todo el territorio nacional está virtualmente sitiado por fuerzas militares instalados en zonas rurales consideradas altamente conflictivas. Hace unas semanas, la cámara de diputados aprobó una ley antiterrorista que apunta a criminalizar aún más la lucha social. En los últimos años, como consecuencia del ascenso de la lucha social, las medidas represivas en contra del movimiento popular recrudecieron. produciéndose nuevos enfrentamientos entre campesinos y policía.





6 jun. 2007

Autobiografia Simeón Bordón

Nacido el 18-1-1968 en Ybypé, distrito de Lima, San Pedro, Ykua Mandyju. Hijo de Matías Bordón Vera y Evarigelista Salina Rojas y hermano de Rosalía, Roberto, Sabina, Juana, Estanilaida, Catalina, Zacarías, José, Mary, Demecio, Francisca, Eusebia, Lucía, Silvia y Timoteo. Mis padres, de origen pobre campesino oriundos de la zona de Paraguari Quiindy, en aquellos tiempos según me cuentan, no poseían terreno y pertenecían a una organización llamada Ligas Agrarias Cristianas. Dicha organización, de estructura nacional, reivindicaba la igualdad social y la práctica de la convivencia comunitaria como cristianos y como humanos.
Para 1966 se organizó una mudanza para las parejas que estaban sin tierras hacia la zona de Norte de San Pedro donde la organización adquirió un terreno de 3.600 ha. con fondos propios de la organización de una señora terrateniente de la época quien se llamaba Emilia Trapany.
En dicho terreno, ya según me cuentan, se asentaban las familias y practicaban la convivencia comunitaria. Orientados siempre por la dirigencia nacional y religiosos como el monseñor Mariewik y el padre Braulio Maciel, fieles portadores de la Teología de la Liberación y con la asistencia social de la Cáritas Internacional y Pastoral Social.
Mis padres en tiempos de la dictadura fueron perseguidos y acusados de “comunistas subversivos”, por formar parte de la Liga Agraria Cristiana.
Apenas pude concluir mis estudios primarios. En mi familia somos 5 hermanos. Somos campesinos, humildes agricultores.
Desde los 16 años fui catequista en la Iglesia Católica, bajo la tendencia de la Teología de la Liberación, con el padre Braulio Maciel, quien fue perseguido y herido de bala en 1976.
Donde estaba el asentamiento, en 1970, desde la Capital un micro colectivo en viaje normal tardaba 18 hs y si llovía, por 15 días, los ríos debían cruzarse en balsa. Para llegar la paraje, las veras del camino eran puro monte. La comunidad se llamaba San Isidro del Jejui. En un pueblito vecino “Susana” hoy Gral Resquin, estaba una oficina del gobierno que en letra grande un cartel indicaba ADMINISTRACIÓN y estaba al frente de dicha repartición don Felipe Matiauda, nada más ni nada menos que el tío directo del tiranosaurio de 7 cabezas Alfredo Stroessner Matiauda.
El hijo de Don Felipe, Ramón, era el jefe policial de la zona. La comunidad de San Isidro del Jejui fue acusada por el gobierno de Stroessner como “comunista dependiente de Rusia”. El 8 de febrero de 1976, cuando todos estábamos durmiendo, militares al mando del mayor Grau y 100 macheteros colorados atropellaron violentamente a la comunidad. Al grito de ALTO COMUNISTA SUBVERSIVO!! Arrancó el tiroteo y el llanto de nuestras madres, el gemido de dolor de nuestros padres en la oscuridad. Nuestra comunidad pasó así, en una noche, de vivir en el edén, a experimentar el infierno. Mujeres sin maridos, chicos que amanecimos sin padres, y sin hermanos mayores, o con las hermanas que el día 7 todavía dormía doncella. Los hombres que no fueron muertos, fueron detenidos.
El padre Braulio Maciel fue gravemente herido y llegó a la capital casi muerto, con otro campesino herido. Con la intervención de la OEA por la denuncia de la Caritas Internacional y de la Iglesia, al cabo de 22 días nuestros padres fueron liberados. Se les restituyeron de nuevo en el terreno pero cada uno con lote particular y pusieron a un seccionalero (delator) “pyrague” cada 10 lotes. Indignación total.
En 1979 mi padre, Matías Bordón fue llevado en Asunción enfermo de agotamiento como se decía en aquella época. Fue internado 3 meses en una clínica. En ausencia de nuestro padre murió una de mis hermanas, Sabina Bordón, de 12 años, por falta de medicamentos para el asma.
Me es muy triste para mí recordar o relatar todo esto que hemos pasado.
Hice estudio primario completo hasta los 15 años. Fui catequista en la capilla San Isidro hasta los 17. Fui perseguido ya por los militares volante del reclutamiento por aquella época. A raíz de eso fui a presentarme voluntariamente al Distrito 1 de reclutamiento en la Capital de Asunción y de ahí me mandaron a prestar mi servicio militar en una fiderería que se llama MOMPER. Estábamos ahí 25 soldados esclavos al servicio de la empresa. De ahí, nos salimos con otros camaradas y nos mandaron como recargado en el Chaco a 950 km, en la frontera con Bolivia de donde salí en 1987.
A los 18 años ingresé a un liceo secundario de la zona de Concepción donde fui presidente de curso entre mis compañeros. No seguí más el estudio por escasez económica de mi familia.
En 1989, después de 35 años de dictadura militar, por fin cayó el tiranosaurio de 7 cabezas, el 3 de febrero.
Lo reemplazó otro militar, suegro de Stroessner llamado Andrés Rodríguez.
Alentados por la coyuntura política y por la pastoral social, nos organizamos 200 campesinos sin tierra de la Zona distrito de Lima y peticionamos un latifundio improductivo que estaba a nuestra nariz, en forma de trámite legal. En vista de la negativa total de nuestro trámite, en noviembre del mismo año, ocupamos el inmueble “Sanguina Kue” con el acompañamiento de más de 100 personas y del Padre Braulio Maciel. En menos de 18 hs vino el violento desalojo con más de 300 militares. A raíz de eso, una compañera que estaba en el último mes de embarazo dio a luz y perdió su vida. Se llamaba Noemí Romero.
Nos acampamos en las veras del alambrado durante 4 meses en vista de la desatención de las autoridades a nuestro pedido de expropiación. Se colmó el vaso de la paciencia en marzo del 90. Los 200 sin tierra nos dirigimos en Asunción en 3 colectivos. Llegamos y al amanecer ocupamos el local central del instituto de Bienes Rurales.
A las 7 de la mañana vino el desalojo y, después de la corrida nos reagrupamos en la Catedral Metropolitana. Con la lucha seguimos desde la Catedral durante 3 meses. 12 compañeros jóvenes hicimos una huelga de hambre de 12 días. Después de eso, el gobierno nos ofreció reubicar en otro terreno. Después de la conquista, aceptamos y levantamos la medida.
Ahí, formé parte de la comisión que organizaba el nuevo asentamiento. Fui secretario de actas y después tesorero hasta 1995. Del 95 al 96 fui distrital de la Federación nacional Campesina y del 96 al 98 Secretario de Organización del MJCC.
En el asentamiento nos ocupábamos de la cooperación entre los vecinos, problemas de caminos, de salud, de educación, de gestión de agua...
En 1996 fui invitado a participar de un encuentro político en la capital en un local del Movimiento Patria Libre. Volví al asentamiento convencido de la línea política que ahí discutimos y en el asentamiento, en un período muy corto, ya éramos cerca de 80 simpatizantes activistas y ya en el 2000 éramos más del 30% del asentamiento los que participábamos en las reuniones distritales. En el 2001 fui elegido Secretario General de la Región. Participé en el 2002 en la discusión de que era necesario que el MPL se convirtiera en Partido y en pleno se aprobó este planteamiento surgido después del secuestro y tortura de nuestros compañeros Arrom y Anuncio Martí. Había ya, por parte del organismo de seguridad de la república, una abierta persecución político ideológica contra nosotros. Esto fortalecía la discusión sobre conformar el partido en caras a las elecciones generales del 2005.
El Partido Patria Libre fue reconocido para las elecciones de 2003 por la Junta Electoral Central avalado por 17 mil afiliados. Participa en las elecciones del 2003 con candidatura consensuada con izquierda Unida. El compañero Arrom era candidato a 1º Diputado nacional, Francisca Andino diputada por San Pedro. Simeón Bordón, 1° suplente para diputado.
El PPL se instala ya en el escenario político paraguayo a partir de las elecciones, como alternativa real para un profundo cambio de la política paraguaya en adelante.
No mucho tiempo después de las elecciones empieza, con más fuerza, las persecuciones a los referentes principales del PPL, obligando a Arrom y Martí a refugiarse en Brasil hasta hoy.
En mi caso, mi figura trasciende más dentro del partido después de las elecciones, llegando a ocupar cargo en la Dirección Política Nacional en representación por San Pedro y fui Secretario Adjunto Regional de San Pedro. Y no trascendí dulcemente ni virtualmente. Siempre me gustó ser consecuente con el principio de origen de mi familia.
A partir de ser miembro de la Dirección política del PPL fui muchas veces amenazado por miembros del partido colorado. A partir del 2004 y con Nicanor, se agudizó más la persecución al PPL a nivel nacional y a otras organizaciones políticas y sociales.
Entre eso, acusándonos del secuestro y asesinato de la hija nada más y nada menos del ex-presidente de la república Cubas Grau. Según un testigo falso dice que en una de las tantas reuniones de la Dirección Política Nacional se decidió la suerte de la hija secuestrada. Fui imputado en la causa ésta y me presenté en la fiscalía. El Juez de Garantías Pedro Mayor Martínez me liberó sin medida alguna.
El 8 de diciembre de 2005 me fui a mi casa con tanta alegría que no duró mucho. En el asentamiento recibí tres esquelas con amenazas de muerte en los meses de febrero y marzo de 2006. Que si no dejaba de activar como dirigente de PPL sería acribillado. La amenaza era cada vez más insistente. Yo ya no podía más irme a trabajar a mi chacra. Ni del baño podía irme más.
Tal cosa compartí con mi esposa y unos compañeros de la zona. Los compañeros no querían que yo saliera del asentamiento por la insistencia de la amenaza. Entonces decidí viajar en Asunción, a la casa de Raquel Talavera, abogada que me patrocina en mi presentación ante la Fiscalía Paraguaya. Ahí me entero que la fiscalía apeló la resolución interpuesta a mi favor por el Juez buscando cambiar la carátula y que la apelación ante la cámara estaba inminente. Con los demás compañeros evaluamos la situación, viendo que la decisión sobre nosotros no sería judicial sino política y que iba de la mano con las amenazas que todos veníamos sufriendo. Que la persecución hacia nuestras personas se agudizaba tanto en lo jurídico político, organismo de seguridad legal e ilegal.
Por dicha situación resolvimos recurrir a la Argentina a pedir refugio político como contemplan los tratados internacionales. Previa consulta con la gente de la Embajada Argentina en Paraguay, y teniendo presente la política que se supone del gobierno de Kirchner que es un gobierno de derechos humanos, recurrimos al CEPARE, organismo dependiente del Ministerio de acoger a los peticionantes de refugio. Dicha Secretaría del gobierno argentino estudió nuestro caso y nos concedió un documento de refugiado político precario por término de 72 hs que venció en fecha 2 de mayo. Ese día, recurrimos otra vez en lo del CEPARE y estando en la oficina se nos vino encima la INTERPOL. Después de ahí, vino el juzgado, Cárcel de Villa Devoto durante 5 meses hasta que fuimos trasladados al Complejo de Marcos Paz.
Estoy casado con Valeria Orrego, compañera de lucha por la causa, con quien tenemos 5 hijos menores.
En estos momentos, soy perseguido político, desposeído total y encarcelado desde el 2006.
VIVA LA REVOLUCION SOCIAL LATINOAMERICANA DE LOS PUEBLOS OPRIMIDOS.

Autobiografia Aristides Vera

Nació en la localidad de San Roque, distrito Santa Elena, departamento de la “cordillera”, República del Paraguay, en un 1° de Septiembre año 1963. Fueron sus padres Francisco Domingo Vera y Graciela Martínes Báez. Creció bajo la tutela y cuidado de los abuelos paternos, don Antonio Luis Vera Arce y doña Incolaza Silguero de Vera. Terminó sus estudios primarios a duras penas a los 12 años de edad, y ya por la acuciante pobreza que azotaba al país y las despiadadas atrocidades de la dictadura, don Antonio Luis Vera, ex combatiente de la Guerra del Chaco, nunca pudo percibir su merecido sueldo, a raíz y consecuencia de eso murió de una enfermedad estomacal después de 2 años de sufrimiento agónico contraído en la guerra, a la edad de 62 años pudiendo haber salvado su vida con un par de tabletas de pastillas si el estado cumplía su rol como tal.
Fue en el año 1975, a los 12 años de edad que Arístides empezó a conocer los golpes y la fuerza del trabajo campesino. La “chacra” quedó con una fuerte suma de deuda a pagar por los medicamentos y sepelio del ex combatiente Antonio Luis Vera.
A los 14 años, a fuerza de mentiras, engaños y amenazas, el partido Colorado forzó a afiliar a sus filas a un niño inconsciente.
A la edad de 15 para 16, lo arrearon de su propia casa para el Servicio Militar Obligatorio impuesto en aquel entonces por la dictadura del partido colorado. Doña Incolaza tuvo que quedar sola enfrentando las duras tareas rurales para lograr su sobrevivencia. Violada en su derecho de madre de ser despojado de su único hijo sostén que en aquel tiempo contemplaba el código militar.
Volvió después de 18 meses. A los 17 años participó en cursos de formación para líderes parroquiales durante un año en el Seminario de Maá cupé. Abrazó de lleno el servicio de catequesis en donde formó jóvenes y adultos en sus derechos y obligaciones cristianas y sociales.
A los 20 años empezó los problemas con los párrocos de la zona, por la educación social en la capilla, tildados por los seccionalistas y capataces del partido Colorado, sus propios correligionarios en aquel entonces que ayer nomás ellos mismos afiliaron siendo un niño.
Se casó a los 24 años con una mujer hija de un Franciscano, quien era perseguido por los mismos métodos educativos. Ella, de nombre Regina Ygnacia Oliva Benites con quien llegaron 6 hijos. Ya por la persecución de sus ideales, y por la pobreza en que vivían, decidieron mudarse en el departamento de Caaguazú en el año 90, un año después de la caída de la dictadura. Fueron en una Colonia llamada San Carlos en donde las necesidades y el abandono del estado son impresionantes. Sin calles, sin electrificación, sin puesto de salud, sin agua potable, y donde los derechos de las personas ni se conocían por las autoridades. Había una tímida comisión vecinal en donde muy pronto se incorporó y lograron organizar a la gente.
En el 92 se afiliaron a un órgano social llamado A.R.P.A.C Asociación de Productores Agrícolas de Caaguazú, dependiente de la Federación Nacional Campesina (F.N.C.).
En el 94 participó activamente en la primera gran manifestación y movilización popular con más de 50 mil campesinos. Las luchas campesinas se agudizaron a medida que crece la organización y la pobreza al mismo tiempo. Los gobiernos de turno “colorados” no encontraron mejor manera que criminalizar la lucha y empezar a matar gente al mejor estilo de los colorados dictatoriales que acabo de derrocarse por la propia organización campesina y el pueblo pobre.
Son estos los motivos que hizo pensar que es necesario crear una herramienta política para desde ahí continuar la lucha a la par con las organizaciones sociales. Fue entonces que en el año 98 se alistó a las filas del Movimiento Patria Libre, un movimiento basado en los principios ideológicos de defender los derechos violados de las clases marginadas desde el punto de vista político.
En el año 2002 participó como cofundador del Partido Patria Libre, desde donde comenzó a sentir la persecución más violenta en propia carne. En el 2002 fueron secuestrados y torturados sus principales dirigentes Juan Francisco Arrom y Anuncio Martí. En el 2003 fue cofundador del Movimiento Agrario y Popular (M.A.P.) y fue electo por la asamblea como secretario en la Secretaría de Educación Política. En el 2003 fue candidato de Junta Departamental por la lista 6, representando al Partido Patria Libre y miembro de la Dirección Nacional del partido, cuando fue acusado y detenido en ese período, donde por primera vez la izquierda paraguaya logró el 1% de los votos para el congreso.

Autobiografia Basiliano Cardozo

Soy Basiliano Cardozo Gimenez, de 37 años de edad, nacido el 27 de Noviembre de 1969, con Cédula de Identidad N° 2.451.817, en la Colonia Genaro Romero del Departamento de Caaguazú, República del Paraguay. Hijo de Odilón Cardozo y de Lucía Jiménez, nacido de una familia campesina y humilde, labradora de la tierra y muy religiosa. A los 10 años de edad ya he conocido las duras tareas del trabajo en la agricultura, por la acuciante situación económica a nivel nacional generada por el poder dictatorial, de la que mi familia era presa. Apenas terminé mis estudios primarios, debí empezar a colaborar con las tareas del trabajo. A los 15 años de edad me he incorporado a la tarea religiosa como catequista durante 10 años, donde aprendí a ser solidario con los más débiles y a amar a los oprimidos. A los 18 años he integrado, como dirigente de base, una organización campesina C.O.D.A.A., con el objetivo de lograr una vida mejor.
Después de la caída de la dictadura en 1989, de donde se abrió la apertura a la democracia, el pueblo paraguayo tenía mucha esperanza de una patria mejor, sin embargo desde la dictadura hasta hoy los sucesivos gobiernos son sólo pseudodemocracias que ha tenido Paraguay.
En 1993 pasé a conformar como miembro de la FEDERACIÓN NACIONAL CAMPESINA (F.N.C.) y desde 1994 comenzaron grandes movilizaciones campesinas, presentando varios puntos de reivindicación, repudiando la política entreguista y vendepatria del gobierno, así sucesivamente hasta 1997. En toda esta lucha, he participado junto a mis compañeros, como dirigente, enfrentando a la fuerza pública de los distintos gobiernos que vinieron a gobernar en contra del pueblo.
En 1999 hubo la masacre denominada “Marzo Paraguayo”, asesinando primero al vicepresidente Luis María Argaña y posteriormente a nueve compañeros en manos del gobierno de Raúl Cubas Grau. En las movilizaciones de aquellos días, también he participado desde mi lugar de dirigente campesino. A pesar de las luchas de todos los sectores sociales y especialmente el campesinado en este proceso por una sociedad más justa y equitativa, aumentaba más la pobreza, la falta de salud pública, la mortandad infantil, campesinos sin tierras, niños que amanecen por la intemperie de la ciudad. Esta situación es la que me convence a formar parte como miembro del Movimiento Patria Libre en el año 1999. He comprendido que si no luchamos por un poder político para cambiar la estructura política, económica y social desde la perspectiva de nuestro pueblo, era imposible revertir la situación.
Desde este contexto hemos luchado bastante para construir y consolidar una herramienta política hasta que logramos inscribir como partido en el registro electoral. En el año 2002 a raíz del secuestro y tortura de los principales dirigentes de esta nucleación política, Juan Francisco Arróm y Anuncio Martí. Este partido ha crecido dentro del seno popular acompañando en todas las luchas a los movimientos sociales, concientizando la necesidad de construir un poder popular, democrático y revolucionario.
En 2004 pasé a conformar como miembro de la dirección política nacional del partido. En 2005 comenzó una nueva oleada represiva contra los principales referentes de nuestra organización por parte del gobierno fascista de Nicanor Duarte Frutos, con la clara intención de liquidar a nuestro partido, situación que me obligó a ausentarme de mi hogar durante 2 meses, enero y febrero de 2006, por las permanentes amenazas de secuestro y muerte que hacían los escuadrones de la muerte del partido de gobierno, y por las amenazas contra nuestra organización del propio presidente de nuestro país. Por esta razón he recurrido al tratado internacional buscando protección a mi integridad física, solicitando refugio político al gobierno de Argentina el 20 de Marzo de este año. El 2 de Mayo fui detenido por la policía interpol, llevando ya ocho meses de prisión en la penitenciaría, primero de Devoto y ahora de Marcos Paz. Y mi detención, creo que solamente puede ser explicada por mi coherencia en la lucha por una sociedad sin oprimidos ni opresores.

Autobiografia Roque Rodriguez

Hijo de Cirilo Rodríguez y de Juana Bautista Torales, nacido el 17 de agosto de 1953 en Valenzuela, Paraguay; casado con 9 hijos. De profesión agricultor, estudios primario, de origen religioso católico.
En 1984 empezaba mi vida como dirigente campesino en SEARCO Servicio Arquidiocesano de Comercialización, reagrupado después de la violenta represión Stronista donde la Liga Agraria Cristiana, fue víctima y eso me convencía a luchar contra la injusticia, tortura, violación constante de los derechos humanos y por las libertades políticas y públicas.
En 1987 fundador de la Coordinación Nacional de Productores Agrícolas (CONAPA) y luego socio fundador de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT); en 1992 fundador y dirigente de la Federación Nacional Campesina (FNC); en 1993 fundador de la Mesa Coordinadora Nacional, donde un año después organizaba la primera gran marcha campesina sobre Asunción; en 1993 socio fundador y presidente durante 4 años de la Asociación Regional de Productores Agrícolas Caaguazú (ARPAC).
En 1998 presidente de la comisión de deudores, luego protagonista de aquel sangriento marzo paraguayo.
En el 2004 fundador y secretario general del Movimiento Agrario Popular (MAP), en el mismo año fundador del frente nacional por la soberanía y la vida, ante el avance de la agricultura empresarial, donde estaba en peligro el medio ambiente, las comunidades y el arraigo como herramienta de lucha y resistencia.
En marzo del 2006 abandonaba el país por la persecución política y jurídica, a pedir refugio político. Desde el 2 de mayo estoy detenido primero en Devoto y luego en Marcos Paz.

Autobiografia Gustavo Lezcano

Mi familia es de origen campesino, tengo 8 hermanos, mi padre se llama Pedro Lezcano y mi madre Sixta Espínola, es una familia humilde y trabajadora.
Yo comencé a trabajar desde los 8 años en la agricultura con la familia. Mi familia era de creencia religiosa y nunca perteneció a una agrupación política.
Nací el 4 de mayo de 1969 y tengo estudios primarios completos.
En 1986 hice el servicio militar dos años y dos meses porque era obligación por ley. Apenas al salir después de tres meses ya hemos preparado con los vecinos un grupo de sin tierra en el año 1988, para la ocupación de una tierra improductiva de 5.000 hectáreas con 300 asociados, duró un mes la ocupación, hemos sido desalojados dos veces, una por la policía y la otra por militares conjuntamente con la policía durante la dictadura. El desalojo más cruel de la época por los garrotazos en todas partes del cuerpo, boca para abajo corriendo en cima de nuestras cabezas y gritando: vamos a liquidar a todos estos comunistas, y tirando con los fusiles como estando en la guerra. Había mujeres embarazadas y decían que ahí mismo tenían que producir el parto con garrotes y machetes. Estuvimos presos un par de días en la comisaría de Santa Rosa del Aguaray.
Mas tarde en 1990, hemos organizado otra ocupación con 260 personas en una tierra improductiva de 2800 hectáreas, ya en gobierno del general Rodríguez, en una lucha frontal hemos pasado 6 desalojos de todo tipo de procedimientos: maltrato, garrotazos, baleados, muertos.
Esa lucha me dio la justa razón de pensar en la injusticia que hemos pasado como pueblo paraguayo.
Mi incorporación dentro del Movimiento Patria Libre en el año1990, fui invitado por mi hermano Francisco a esa agrupación política, es decir desde su fundación. De 1990 al 2002 se han formado valiosos líderes para la transformación de la sociedad, ante la injusticia que hemos pasado durante la dictadura y porque no decir, después de la caída de la dictadura continuó todo tipo de represalias contra el pueblo oprimido.
El pueblo ha levantado su voz de protesta ante la injusticia ya sea por falta de tierra, salud, educación y otros; hemos emprendido acciones por ejemplo corte de ruta, ocupación de tierras, repudiando la actitud de los vende patria.
Patria Libre planteó una política clara dentro de las masas la ideologización del pueblo, para que pueda revertir la sociedad a favor de las mayorías.
En el 2002 se produce la persecución directa en contra del partido, secuestrando a nuestros líderes para hacerles callar, a Arrom y Martí.
Nunca nos hemos cansado de denunciar todos estos atropellos, hasta inclusive organizamos marchas para repudiar con coraje el hecho ocurrido.
Desde el 2004 después de la imputación nuestra diciendo que teníamos una organización delictiva, que nunca se probó desde los organismos del estado, la razón era para callarnos ante los invasores.
Hoy estamos presos por nuestra coherencia, por nuestra ideología; por denunciar la injusticia hoy estamos presos.
El 2 de marzo entramos a la Argentina legalmente para solicitar refugio, por que ya era insostenible la persecución, estuve 2 meses clandestino antes de viajar, porque sabíamos que hay un tratado internacional sobre perseguidos políticos, si está en peligro nuestras vidas, debíamos recurrir ante la institución encargada para resguardar nuestra integridad física.
Recurrimos ante el CEPARE para denunciar el caso ocurrido, ni siquiera se analizó el caso para rechazar el pedido presentado, violando el derecho peticionado.
Fui detenido en General Pinto por los gendarmes argentinos el 4 de mayo, porque había una orden de captura del gobierno paraguayo para el pedido de extradición.
Hace 8 meses estamos presos, primero en Devoto donde estuvimos 5 meses, luego en Marcos Paz; el 14 de diciembre pasado el Juez Federal Ariel Lijo, ha resuelto conceder la extradición a la justicia paraguaya, a pesar de las denuncias que hemos presentado. Valorando el hecho dentro del marco del estado de derecho y que en el Paraguay funciona normalmente las instituciones.

Autobiografia Agustin Acosta

Tengo 34 años, Paraguayo nacido en el seno de una familia campesina a 176 km. de la capital al este en la ciudad de Caaguazú.
Mi padre Epifanio Acosta Ojeda oriundo de Caacupé, casado con Toribia Gonzales también de Caacupé, mi padre durante la dictadura fue dirigente de base del partido del dictador, se formó en la lucha contra la insurgencia.
Somos una familia numerosa tengo 9 hermanos, de entre los nueve una sola hermana, siendo yo el décimo. No tuve la oportunidad de terminar mis estudios secundarios por razones económicas, mi padre no podía seguir costeando nuestros estudios.
Cuando tenía 17 años se produjo el golpe de estado en Paraguay para derrocar al gobierno de Alfredo Stroessner por parte de su consuegro el general Rodríguez en febrero de 1989, este acontecimiento histórico marcaba mi interés en temas políticos desde este momento se habrían las posibilidades de reunirse y organizarse.
A los 19 años en 1991 por primera vez llegué a formar parte de una organización para jóvenes en el campo religioso, el movimiento juvenil Franciscano en donde me fui formando para líder grupal, donde permanentemente discutíamos la realidad nacional, en 1992 a los 20 años, conocí a dos seminaristas que se fueron a formar en Brasil que vinieron a trabajar con nosotros, vinieron muy influenciados por la teología de la liberación muy difundida en Brasil, junto a estos dos seminaristas organizamos un encuentro para jóvenes en la semana santa, donde llego a conocer a Osmar Martinez que en ese entonces trabajaba en la pastoral social juvenil.
Ese mismo año a fines de noviembre me invitan a formar parte de una misión pastoral donde conocí a la hermana religiosa Francisca Andino, tocándome la oportunidad de llegar por primera vez a un asentamiento campesino en ocupación, en donde teníamos que predicar durante 7 días esto fue una de las experiencias que más me conmovió, en donde experimenté la impotencia ante tanta injusticia que veía ante mí, este hecho me dejó marcado porque en ese lugar estaba el reflejo de la realidad Paraguaya, niños desnudos sin nada que comer, no tenían vivienda, no tenían cama, no había camino, sólo selva y agua alrededor, porque estaba ubicado en medio de un lago artificial de la represa de Acaray.
Durante los días que estuve en ese lugar no dejaba de asombrarme la pobreza en que vivía esta gente y la impotencia de no poder hacer nada por ellos, me causó tanto dolor y tanta indignación las autoridades de mi país.
Después a mi regreso le comenté mi experiencia a Don José del Rosario Martínez un ex miembro de las Ligas Agrarias Cristianas quien fue brutalmente torturado en la dictadura, quien me explicó cómo funciona la sociedad, que gustoso acepté, llegando a comentarme la existencia de un grupo político que estaba surgiendo en la capital en donde tenía también contactos la hermana Francisca Andino.
En febrero de 1993 participo de un curso en la capital donde conocí a Juan Arrom y Anuncio Martí quienes se encargaban de la formación junto a Bernardo Coronel en ese entonces se trabajaba solo en la capital cuando aún era Corriente Patria Libre.
Ese mismo año comencé a trabajar con el frente estudiantil junto a Camilo Soarez, Rocio Casco y otros. Al mismo tiempo seguía trabajando con el Movimiento Juvenil Religioso.
A fines de octubre y comienzo de noviembre se realiza el congreso fundacional del Movimiento Patria Libre donde participé activamente desde el sector juvenil estudiantil llegando a formar parte de la conducción regional de mi departamento a los 21 años.
Al año siguiente 1994, se organiza una de las movilizaciones más grandes después de la dictadura, en donde todas las organizaciones populares llegaban unidas movilizando aproximadamente cuarenta mil personas en la capital donde el movimiento decidió que todos debíamos participar desde el Frente Trabajo que estábamos llevando, el campesinado, los barrios y el sector estudiantil y juvenil, donde me tocó una activa participación en toda la marcha, junto a los principales referentes del departamento de las organizaciones campesinas.
Este mismo año se produce nuevamente una movilización nacional el 2 de mayo, con cortes de ruta en varios puntos del país en donde me tocó conducir el acto en pleno corte de ruta en donde resultara muerto un compañero joven de San Pedro, Sebastián Larrosa, en manos de la policía nacional.
Todas estas situaciones me comprometían más en la lucha por la liberación, el corte de ruta se realizó en Caaguazú en donde participé activamente con la hermana religiosa Francisca Andino, con quién conducí el acto y una compañera del sector estudiantil Sonia Lopez con quienes trabajaba en el frente juvenil dentro del Movimiento Patria Libre.
A finales de ese año fui electo coordinador nacional de la Juventud Franciscana (JUFRA), permitiéndome esto recorrer todo el país, trabajando en la formación de los jóvenes, en la teología de la liberación, al mismo tiempo iba asumiendo una postura política más firme en la tarea de formación.
En enero de 1995 a los 23 años iniciaba mi experiencia como conductor de un programa radial en una radio de mediana cobertura la F M Centenario de la ciudad de Caaguazú, permitiéndome esto generar mis propios ingresos para la tarea que venia desarrollando en el campo popular.
Este mismo mes de enero asumía el cargo de coordinador nacional de la Juventud Franciscana. En el mes de octubre de 1995 participé de un encuentro latinoamericano de juventudes Franciscanas en Chile que fue muy importante en mi proceso de formación porque hemos experimentado un intercambio de las experiencias de lucha de los jóvenes latinoamericanos. Toda esta entrega me lleva a un roce con mi padre en el seno de mi familia generando un alejamiento, obligándome a tomar la decisión de mudarme de mi casa a otra ciudad, ejerciendo la profesión de conductor de programas radiales generando esto una dificultad a la hora de asumir las tareas que venia desarrollando en el campo popular, ya que la organización no contaba con los medios para ayudarme en momentos tan difíciles que me tocaba enfrentar.
Generando esto un alejamiento de las actividades desde enero de 1996, dedicando mi tiempo completo a la radio desde ese momento.
Desde el 2001 retomé las actividades del movimiento Patria Libre alejándome un poco más de las actividades dentro de la radio, no totalmente sino dedicándole menos tiempo para poder activar nuevamente en el campo popular. Iniciando un trabajo en los barrios de la ciudad de Caaguazú en la tarea de formación popular en horas de la noche dos veces por semana una experiencia muy rica que me fortaleció bastante para comprometerme con ganas nuevamente en la tarea de construcción de la herramienta política.
En enero del 2002 fueron secuestrados y torturados Juan Arrom y Anuncio Martí, generando esto una nueva coyuntura dentro del movimiento Patria Libre, en este momento me encuentro viviendo en Vaquería trabajando en una radio comunitaria generando un debate permanente en temas relacionados a la realidad nacional.
En marzo de ese año participé activamente en la Conferencia Nacional del Movimiento Patria Libre donde se decidió la constitución del Partido Patria Libre.
Trabajando desde ese momento para lograr dicho objetivo, incorporándome a la Dirección Regional de Caaguazú para la campaña de afiliación. Llegando a concretarse el objetivo de afiliar a 14 mil personas para el mes de octubre.
Comprometiéndome como miembro fundador del Partido Patria Libre acompañando a los principales dirigentes al Tribunal Superior de Justicia Electoral de la Capital, Juan Arrom, Anuncio Martí, Osmar Martínez y varios otros, llegando a comprometerme a ser candidato a la junta departamental para las elecciones generales del 2003; asumiendo con todo coraje el desafío que teníamos al frente.
Dentro de las tareas que me tocó desempeñar desde el 2002 puedo decir que asumí la tarea de construir un espacio de discusión con referentes ex miembros de la Federación Nacional Campesina, para conformar una organización gremial reivindicativa que después de muchos debates se pudo concretar en febrero del 2004 en la ciudad de Caaguazú llegando a formar parte de la conducción nacional en el área de la formación política e ideológica, tarea que venia desarrollando en estos últimos tiempos dentro del Movimiento Agrario y Popular del cual soy miembro fundador.
Participando activamente en los cortes de ruta en septiembre del 2004 en la conducción de la movilización dentro del frente departamental de la lucha por la vida y la soberanía durante 5 días en Caaguazú.
Ese mismo año en noviembre en otras jornadas de lucha en los cortes de ruta que nuevamente duró varios días con fuerte represión por parte de los organismos de seguridad.
Desde enero del 2005 se inicia una feroz persecución contra los dirigentes del partido acusándonos la Fiscalía General del Estado de ser responsables del secuestro de la hija del ex presidente de la república Raúl Cubas.
Asumiendo una tarea que me designan los compañeros del partido de ser vocero de la organización ante la prensa tarea que desempeñé a la altura de mis posibilidades, defendiendo públicamente las actividades que el partido ha venido desarrollando.
Todas estas situaciones me han valido para estar hoy acusado de ser dirigente del Partido Patria Libre, porque he asumido con valentía la tarea revolucionaria de enfrentar la farsa y la infamia que ha creado la Fiscalía Paraguaya, para hacer desaparecer al Partido Patria Libre.
Soy orgulloso de mi origen campesino, porque hemos dejado de vivir arrodillados ante el feroz enemigo que tenemos en frente. La libertad no se compra ni se negocia, se la conquista.
Quiero dejar claro al mundo que de entre las cenizas resurgirá nuestra lucha por la liberación nacional.
HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
VENCEREMOS…
VENCER O MORIR

13 may. 2007

No a la extradicion.mpg

Familiares y compañeros de los 6 campesinos paraguayos presos hace un año en la carcel de Marcos Paz en Argentina, cuentan la situacion que estan viviendo.

11 may. 2007

Carta abierta de los seis campesinos paraguayos, presos políticos en Argentina, en la cárcel de Marcos Paz

Un año después


Llevamos detenidos un año, y pensar que vinimos a solicitar refugio al gobierno de los derechos humanos, un año encerrados como los peores delincuentes, porque nos hemos atrevido a luchar por días mejores, mejores para nuestra patria, por considerarnos herederos de las banderas de luchas de aquellos que murieron en manos del tirano Stroessner, por repudiar a los soldados yankees, a las políticas del FMI, al banco mundial adueñados de nuestro país. El gobierno argentino ha hecho oído sordo a nuestras denuncias de persecución, negándonos el refugio político a 3 días de haberlo solicitado, argumentando que el Paraguay es un país que goza de un estado de derecho, por su parte el Juez Lijo concedió la extradición en primera instancia, que obedientemente, asume los mandatos del gobierno antes que reconocer la persecución política vigente en Paraguay, era comprarse un conflicto con un socio del Mercosur.
Queremos dejar claro ante la opinión pública que tenemos derecho a ser refugiados, aunque al Juez Lijo no le importe nada, ni el derecho, ni las garantías procesales, ni nuestras vidas , como muestra de estos tiempos en que los gobiernos se declaran democráticos, en donde tiene supremacía los tratados sobre comercio internacional, por encima de los derechos fundamentales del hombre.
El gobierno de Néstor Kirchner, el de los derechos humanos, nos tiene detenidos hace un año, convirtiéndose en cómplice de la persecución de la cual somos víctimas por nuestra posición antiimperialista.
No somos delincuentes, integramos el sector que históricamente ha enfrentado a la dictadura desde el campesinado, perteneciendo al sector popular, que ha sumado más de doscientos mártires desde la caída de la dictadura de Stroessner, muertes que aun siguen impunes.
A todo esto tenemos que sumarle el sufrimiento que estamos soportando en la cárcel, en el extranjero, lejos de nuestras familias, hijos, esposas, hermanos, hermanas, perseguidos al igual que nosotros, dolor que compartimos con ustedes hoy a un año de nuestra injusta detención.
Llevamos un año presos, por pensar, por querer ser libres, por luchar por nuestra patria, por denunciar injusticias y sobre todo por repudiar a los yankees. El tiempo transcurrido hasta hoy, nos encuentras más firmes en nuestros ideales, por la lucha a favor de la vida.
Ante la inocultable injusticia, nos dirigimos al pueblo latinoamericano que nos acompañe en esta digna resistencia del pueblo campesino y pobre que se organiza y lucha por cambiar las cosas en Paraguay.
Pedimos solidaridad ferviente, exigiendo el refugio en la Argentina, ante las embajadas de todo el continente, seguros de que no habrá otro modo de alcanzar la libertad que nos arranque por fin de la cárcel, al igual que a los 5 compañeros cubanos en las garras del imperio yankee.
Nos despedimos con un histórico mensaje de Rodolfo Walsh “Sin esperanzas de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso, de dar testimonio en tiempos difíciles…”, para un breve reflexión sobre el momento histórico que vive nuestra América.
Ante tanta agresión y dolor que nos toca vivir, tenemos depositada toda nuestra esperanza en el pueblo conciente y organizado. Les dejamos nuestro abrazo, nuestro cariño y toda nuestra ternura.

Si al refugio, No a la extradición!
¡Hasta la victoria siempre!

Agustín Acosta
Roque Rodríguez
Basiliano Cardozo
Arístides Vera
Simeón Bordón
Gustavo Lezcano

9 may. 2007

Un poco de historia

El gobierno Paraguayo, permite que Estados Unidos instale bases militares en su territorio con la intención de dominar, entre otros objetivos, los importantes recursos naturales del Sur de Latinoamérica.
Para justificar su presencia necesita crear enemigos externos e internos, es en este marco que se acusó al Partido Patria Libre del secuestro y asesinato de Cecilia Cubas.
El crimen respondió a un ajuste de cuentas entre la propia oligarquía mafiosa paraguaya.
Los seis campesinos presos hoy en Argentina, integrantes de Patria Libre y de organizaciones campesinas son acusados de este crimen por el PODER JUDICIAL paraguayo, que es la herramienta de persecución más fuerte y corrupta que tiene el Partido Colorado que compra sistemáticamente testigos y los utiliza contra todos los que se opongan a la política de estado.

actividad en el BAUEN - Viernes 18 de Mayo 17hs.


8 may. 2007

La Gente de la Tierra, nota de Osvaldo Bayer

La gente de la tierra

Por Osvaldo Bayer

Llegamos a la cárcel de Marcos Paz. Vamos a visitar a seis presos. Campesinos paraguayos. Trabajadores de la tierra. Presos en la Argentina.
Una sociedad no debe jamás ignorar sus cárceles. No como se hacía antes: se los mandaba a Ushuaia, la Siberia argentina. Para olvidarlos allá y ya está. Rasgo de una sociedad sobona y violenta.
Entramos al salón de visitas con sus paredes desnudas. Ni cuadros ni flores. Bueno, no exageremos, Blumberg no lo hubiera permitido. La espera siempre melancólica: presos. Sabemos lo que es eso. Entran seis paraguayos, humildes, hijos de la tierra. Gente de campo, de los que plantan semillas, cabalgan distancias, ordeñan lo que siembran. Para lo cual deben inclinar la espalda en la Edad Media eterna.
Pero éstos no. Seis paraguayos que luchan para que la tierra sea de los que trabajan o de la acción mancomunada de la cooperativa. En Paraguay, que siempre lleva el signo de Stroessner. Ahora seguridad de Duarte Frutos y Bush. La mescolanza que da la seguridad de que nada va a cambiar. El agua, ahora, como antes el oro y el petróleo. El agua, señores, hay que asegurar su futuro. Y los fuertes asegurarse el agua de los débiles dependientes.
Bush, republicano. La palabra república ya cambió de significado desde aquél de la Revolución Francesa.
Antes de llegar a la cárcel hemos leído todos los papeles de la justicia. De los dos lados. Los ochenta años que uno ha vivido no han pasado en vano. Por lo menos en eso. No, no, ingenuidades no. La palabra terrorista ha pasado a usarse con la misma multiplicidad que republicano. Un republicano puede ser tan terrorista como un terrorista, republicano.
Con nosotros están los seis campesinos paraguayos, hablan la castilla pero también el guaraní. Palabra por palabra nos relatan la tragedia. Más de un año presos en cárceles argentinas. Sus familias, allá. Pero tres de sus mujeres han venido hasta Buenos Aires para poder visitarlos. Trabajan aquí como sirvientas. Sirvientas.
Nada menos que Blumberg, el inmaculado, acompaña a la línea oficial paraguaya. Ha reafirmado con su presencia las acusaciones contra los proletarios de la tierra. Sí, Blumberg acompaña personalmente la acusación contra la gente campesina. Una acusación inverosímil. El gobierno paraguayo los acusa de haber secuestrado y luego asesinado a la hija del ex presidente Cubas. Un hecho que otras fuentes han atribuido a la lucha entre organizaciones mafiosas del narcotráfico. Pero, claro está, la policía aprovecha para acusar a los campesinos que quieren su tierra, para sacárselos de encima y, de paso, proteger las organizaciones de la droga que pululan los estrados oficiales paraguayos. Cuando comenzó la persecución los hombres del campo se presentaron ante la embajada argentina pidiendo protección. Porque habían oído que la Argentina, después de la era de la desaparición, se había convertido en la Tierra del Asilo. Se trasladaron a Buenos Aires para, desde esta latitud, demostrar su absoluta inocencia. Pero el Cepare (Comité de Elegibilidad para Refugiados) no atendió sus razones. Blumberg sonrió satisfecho. Los perseguidos recurrieron a la Justicia y, en primera instancia, el juez Lijo rechazó el pedido de manera que los dejó sin defensas para ser extraditados hacia el país que los persigue.
El tema está ahora ante la Corte Suprema de Justicia. Ahí está ahora la esperanza de estos luchadores de la tierra. Hasta ahora, la Argentina en vez de refugio les dio cárcel.
Un hecho que hubiera movido a Emile Zola a escribir un segundo tomo del Yo acuso. Sería muy noble que todos los hombres de leyes que tienen conciencia de la diaria injusticia con los indefensos leyeran la resolución del juez Lojo que podría resumirse en algo así como: “Bueno, si el gobierno paraguayo los pide, hay que entregárselos”. Y no exagero. Me gustaría, justo por lo que se juega aquí, es decir, la vida de seis luchadores por la dignidad, invitarlo al juez argentino Lijo a una mesa redonda pública a discutir uno por uno los documentos de su fallo. Porque, nos repetimos: está la vida de por medio, la verdadera vida.
Demostraríamos que hemos aprendido de nuestro sórdido pasado si todos los organismos de derechos humanos de nuestro país tomaran a su cargo la defensa de estos campesinos, víctimas de esta nueva Operación Cóndor. Pero también que lo hicieran todas las iglesias y las asociaciones de abogados y juristas.
Creemos en la independencia actual de la Corte Suprema pero hay que respaldarla con argumentos legales, humanos y principalmente de la defensa de la libertad de los ciudadanos, por más que éstos sean pobres.
Y los presentamos: Gustavo Lezcano Espínola: “Mi familia es campesina; tengo ocho hermanos. Comencé a trabajar a los ocho años en la agricultura. Somos de creencia religiosa y nunca pertenecí a una agrupación política. A los 19 años hice durante dos años el servicio militar. Y luego preparamos con los vecinos un grupo de sin tierra para la ocupación de un campo improductivo de 5000 hectáreas, pero fuimos desalojados dos veces, una por la policía y otra por el ejército. Fue el desalojo más cruel por los garrotazos en todas partes del cuerpo boca abajo corriendo encima de nuestras cabezas y tirando con fusiles. Había mujeres embarazadas y ellos decían que ahí mismo tenían que producir el parto con garrotes y machetes. Hasta ahora hemos sufrido seis desalojos: con maltratos, garrotazos; baleados, muertos. El 2 de marzo entramos a la Argentina legalmente para solicitar refugio, porque ya era insostenible la persecución. Recurrimos ante el Cepare para denunciar lo ocurrido pero ni siquiera se analizó el caso. Fui detenido por la Gendarmería argentina. Hace diez meses que estamos presos. El 14 de diciembre el juez argentino Ariel Lijo resolvió conceder la extradición nuestra al Paraguay”.
Basiliano Cardozo Jiménez: nacido en Caaguazú de una familia campesina y humilde. “Comencé a trabajar a los 10 años. A los 15 me incorporé a la tarea religiosa como catequista, donde aprendí a ser solidario con los más débiles y amar a los oprimidos. Tuve que ausentarme de mi hogar por las permanentes amenazas de secuestro y muerte que hacían los escuadrones de la muerte del partido del gobierno. He recurrido al tratado internacional buscando protección, solicitando refugio político al gobierno argentino. Fui detenido por la policía argentina llevando ya ocho meses en Devoto y ahora en Marcos Paz. Mi detención sólo puede ser explicada por mi coherencia en la lucha por una sociedad sin oprimidos ni opresores.”
Arístides Vera Silguera: “A los 12 años comencé a conocer el trabajo campesino. A los 17 participé del curso de formación para líderes parroquiales en el seminario de Maá Cupé”. Se casó y tiene seis hijos. Vivieron en una colonia llamada San Carlos, en donde las necesidades y el abandono son impresionantes. Sin calles, sin electrificación, sin puestos de salud, sin agua potable. Las luchas campesinas se agudizaron a medida que crecía la organización de lucha y la pobreza. Por las persecuciones siguió el mismo camino a la Argentina que sus compañeros hoy presos.
Simeón Bordón Salina: Se crió en un hogar campesino de 16 hijos. Desde los 16 años fue catequista católico, de la Teología de la Liberación, con el padre Braulio Maciel, quien fue perseguido y asesinado en 1976. Inauguraron una comunidad y el 8 de febrero de 1976 fueron atacados por militares al mando del mayor Grau. “Arrancó el tiroteo y el llanto de nuestras madres, el gemido de dolor de nuestros padres. Nuestra comunidad pasó así, en una noche, de vivir en el Edén a experimentar el infierno. Los hombres que no fueron muertos, fueron detenidos. La vida seguirá así. Estoy casado con cinco hijos. Ahora soy un perseguido político, desposeído total y encarcelado en 2006 en la Argentina.”
Roque Rodríguez: casado, nueve hijos. Agricultor. Fundador del Movimiento Agrario Popular. Y del Frente Nacional por la Soberanía y la Vida, ante el avance de la agricultura empresarial, donde estaban en peligro el medio ambiente, las comunidades y el arraigo como herramienta de lucha y resistencia. En 2006 abandonó Paraguay por la persecución política. Desde el 2 de marzo del año pasado estuvo preso en Devoto y ahora en Marcos Paz.
Agustín Acosta González, de 34 años. Familia campesina de nueve hermanos. Integró el Movimiento Juvenil Franciscano. En 1992 llegó a un asentamiento campesino donde “fue una de las experiencias que más me conmovió, experimenté la impotencia ante tanta injusticia. Este hecho me dejó marcado porque ésta era la realidad paraguaya: niños desnudos sin nada que comer, sin vivienda, sin cama, sin camino, sólo selva y agua del lago artificial de la represa de Acaray”.
Estas son las vidas de quienes los gobernantes del Paraguay piden su entrega y el juez argentino Ariel Lijo quiere entregar. Nos hacen acordar los episodios del tiempo de la Ley de Residencia, aquella aprobada por Roca, por la cual se expulsaron centenares de luchadores sociales por poseer “ideologías extrañas al ser nacional”. Sus familias quedaron aquí, sin sustento. Una crueldad argentina. Este calvario de los seis luchadores guaraníes de la tierra tiene que llamarnos a la acción y al debate. Si los entregamos pasaremos a la historia como entregadores. El más vergonzoso papel que puede ejercer un ser humano.

Sabado, 17 de marzo de 2007